La nueva comunicación política

El pasado fin de semana (viernes 4 y sábado 5 de marzo) compartí, un año más, dos sesiones con los estudiantes del máster en Comunicación Política e Institucional, de la Fundación Ortega-Marañón. Durante diez horas reflexionamos sobre cómo ha evolucionado la comunicación política en los últimos años. Encontré a un buen grupo de futuros expertos en la materia, que estoy convencido contribuirán y mucho a la profesionalización de este campo, que desde hace tiempo reclama un paso más para superar un modelo algo “viciado” por esa idea que tienen los partidos de usar la comunicación con sentido partidista y propagandista, cuando en realidad, la sociedad demanda lo contrario.

fog 2016.jpg

Comenzamos la sesión repasado a algunos clásicos en comunicación política como Wolton (1995), Sartori (1991), Swanson (1995), Raúl Trejo (1994), Del Rey (1995), Víctor Sampedro (2000), o María José Canel (2004), entre otros, para recordar ideas como la necesidad existente entre comunicación y política.

Una relación que en palabras de Timoteo Álvarez (2012) “un juego de intereses”, o como destaca Casero Ripollés (2008) “una negociación constante”, en la que, añado, unas veces ganan las formaciones políticas y los gobiernos y otras los medios en esa lucha por condicionar la agenda de los temas que deben ser objeto de debate.

En la segunda parte de la sesión del viernes, estudiamos cómo debe organizarse un departamento de comunicación en una institución política hoy y las herramientas más utilizadas por estos. Como idea fundamental de lo primero destacaría las tres funciones en las que Piñuel (1994) las tareas de un DIRCOM: documentación, análisis estratégico y difusión.

Sobre las herramientas, me llama bastante la atención, que pocas instituciones y formaciones políticas redactan sus notas de prensa pensando en los nuevos medios, es decir, pensando en la web 2.0. Pero, así es. Y esto obliga en muchos casos a los medios a tener que adaptarlas, lo que supone una pérdida de tiempo importante en la era de los “medios continuos”, que no paran de ofrecer información en tiempo real. Igualmente reflexionamos sobre la evolución de la rueda de prensa y la entrevista, en la que no faltó en análisis de las posibilidades que aportan a estos canales las redes sociales, Periscope, Hangout…

En la sesión del sábado, después de una breve introducción, comenzamos la redacción de una plan de comunicación colaborativo ficticio (pero tras un buen diagnóstico) para el Ayuntamiento de Madrid. Falta le hace, y quizás, cuando esta tarea esté terminada, algunos estudiantes del máster podrían proponer a la persona responsable de comunicación en la capital, su aplicación, aunque para su puesta en marcha deberían contar con una persona preparada y formada, que seguro encuentran entre los estudiantes de este máster.

 

 

Anuncios

Acerca de FrancisPaniagua

Licenciado (1996) y Doctor (2004) en Periodismo. Soy profesor de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga. Desde marzo de 2011 a junio fui Director de Secretariado de Comunicación de la Universidad Internacional de Andalucía. También soy Secretario de la sección 7, Estrategias y Comunicación organizacional, de la Asociación Española de Investigación en Comunicación (AEIC).
Esta entrada fue publicada en Comunicación política, Máster. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s